A LA LYNCH

28 03 2010

Hacía frío y empezaba a llover. Él llevaba ya cerca de dos largas horas en la puta esquina; clavado en el mismo punto de la acera, bien protegido de los ojos ajenos (no invitados a meterse en los asuntos que no les conciernen) por la sombra del edificio que se ensanchaba frente a él y también por ese estúpido sombrero negro de lana que hacía sudar sus sienes. Pero el maldito accesorio que resguardaba su cabeza no protegía sus pies cansados casi helados y, en ese momento, también medio mojados por el agua que se filtraba a través de los agujeros de las viejas botas que llevaba. Miraba fijamente, sin expresión alguna en su cara, lo que paradójicamente en realidad sí se convertía en una expresión: la expresión de alguien que quiere llevar una máscara, indiferente y fría, que quizás asusta pero que, sin embargo, da a entender que solo es una máscara y que ha sido puesta ahí explícitamente para proteger algo, algo que esta escondido detrás y que no vemos precisamente porque la máscara lo esconde. Así era como miraba hacia una ventana cerrada con persianas, una ventana de un edificio de enfrente, de arquitectura de los viejos tiempos, de aquellos edificios que albergan pisos amplios y con techos altos. De vez en cuando cambiaba la dirección de la mirada hacia su reloj, acercando su muñeca casi hasta los ojos, como si tuviera miopía; lo hacía con gestos bruscos, que revelaban impaciencia porque algo o alguien que debería haber llegado hace tiempo no llegaba.

En un momento dado la ventana, bajo la vigilancia del peso de su mirada, se abrió por fin. Detrás apareció una mujer: rubia, de unos treinta años, podría considerarse hermosa por algunos. La mujer aparentemente acababa de llegar, aún llevaba puesto el abrigo, un abrigo de aspecto caro, clásico, de cachemir y color beis. La mujer escaneó con su mirada la calle, y la detuvo en la esquina de enfrente: en la figura inmóvil que no la perdía de vista, esperando. Ella asintió con la cabeza, y el hombre abandonó el puesto de guardia, se dirigió en dirección al portal. Nada en su cara expresó el alivio que debía sentir al llegar el momento que durante horas había estado aguardando.

La mujer abrió la puerta, se diría que llevaba la misma máscara que el hombre. “He visto abajo un perro que habló conmigo”, dijo él. “Si el perro habla es porque quiere”, contestó ella; y dio un paso atrás con un movimiento elegante y contenido, manteniendo la gracia de las líneas de su cuerpo, prolongado por los finos tacones. El hombre entró, se quitó el sombrero y lo dejó en una mesa redonda situada en el centro del amplio salón, que de no tener todas las ventanas cerradas (muchas, por cierto) podría haber estado muy bien iluminado. Sacó del bolsillo un pañuelo y se secó el sudor. Miró con gesto interrogante a la mujer que le recibía.

–Tiene que llegar en cualquier momento –contestó ella.

Al instante oyeron como alguien llamó a la puerta. La mujer volvió hacia el recibidor para abrir otra vez; el hombre se quedó donde estaba, solo giró la cabeza. Ahora sí podían verse las marcas de la larga espera en su rostro. Una curiosidad en los ojos, algo se abría paso a través de la máscara, algo que decía que lo que confiaba que vería aparecer detrás de la puerta le importaba en cierta manera.

En la entrada esperaba un personaje peculiar. Era joven, de algo más de veinte años; vestía tejanos estrechos, oscuros, a la moda; la cabeza rapada, tenía toda la pinta de ser gay, tatuajes en los brazos y un aire de poder alrededor. Entró en el piso lentamente, su cuerpo fluía, como si se moviera en terrenos muy familiares; conocía el espacio. La mujer y el hombre del sombrero le miraban sin decir nada, la pregunta sin embargo se veía en sus ojos.

–¿Y? –por fin rompió el silencio ella.

El rapado se sentó, casi se medio tumbó; se hundió dentro de un sillón muy profundo, de piel de color morado; sacó un paquete de cigarrillos, encendió uno y echó el humo hacia el techo.

–En la sala estábamos los tres enanos, el flaco de las gafas oscuras y yo –empezó a hablar, pero fue interrumpido.

–Mira, Diablo, o como sea que te llames… –el hombre del sombrero tenía una voz aguda, casi femenina, podría ser la de una mujer gorda, la de una virgen vieja.

–Me gusta cuando me llaman Diablo, significa que la gente admite mi poder –el rapado mantenía su postura relajada, continuaba sacando anillos lentos de humo. Luego, viendo como se tensaban las caras de sus oponentes, sonrió con triunfo.

–Cuando yo digo que puedo encontrar cualquier cosa, es que puedo encontrar cualquier cosa. Y ni siquiera este idiota de las gafas es capaz de adelantarme.

Se levantó y sacó del bolsillo trasero de los tejanos una cajita, que Dios sabe cómo podía haber mantenido su forma habiendo estado en una situación tan apretada. Los otros dos se le acercaron y se inclinaron ante la mano del presumido y arrogante joven. En el interior de la cajita había una cucaracha: grande, oscura, con un brillo casi pulido y que meneaba sus antenas.

La mujer alzó la vista hacia el rapado. Una especie de éxtasis atravesaba ahora su máscara, antes irrompible prácticamente.

–¿Es de verdad? –le preguntó ella.

–La última en todo el mundo, el único ejemplar que existe.

La cara del rapado reflejaba la gran satisfacción que sentía de sí mismo, mientras echaba una mirada alrededor del piso.

–Bonito hogar, ¿eh?

Ella se irguió orgullosa.

–El trato es el trato.

Una sonrisa maliciosa en la cara del rapado fue su respuesta.

La mujer dirigió entonces la mirada al hombre del sombrero, aquel se puso nervioso, hizo una reverencia al joven que sostenía la caja con la cucaracha y salió del piso con pasos pequeños y arrítmicos. El sombrero se quedó en la mesa. La mujer también le siguió, manteniendo sus movimientos contenidos y elegantes, sin mirar atrás cerró la puerta tras de sí. El rapado se quedó dentro.

Ambos bajaron las escaleras oscuras sin encender las luces. En la calle, el hombre repitió su reverencia y desapareció en la noche. Ella se quedó en la esquina (donde antes su ex socio había estado vigilando su llegada), mirando como se apagaban las luces dentro del piso.

2009


Actions

Information

5 responses

13 05 2010
Tana

Hola!!!

Creatividad, conciencia y fotografía.
Estos días pensaba en estos conceptos y en tu manera de escribir. ¿Te has planteado trasladar tus relatos a un guión?. Hoy curioseando y buscando información para posibles proyectos he encontrado una página web que tiene información muy interesante para los que se dedican a escribir creativamente como tú: http://www.abcguionistas.com

Junto a Katrina estamos dando pasos para materializar un proyecto de un audiolibro basado en un cuento y aunque ya he perdido la cuenta de las horas que le llevo dedicadas no me importa, sé que si el proyecto cuaja será interesante y habremos aportado algo a esta sociedad tan sedienta de ilusión y de capacidad para sorprenderse. La acción genera acción, y en eso estoy: sin parar de moverme.

Es posible que organicemos una tertulia-cafè, así que en el momento que concretemos todos los ingredientes necesarios: fecha, lugar y dinero para pagar la sala, recibirás una invitación para asistir. Contamos contigo!!!!

Si has vuelto a escribir, dímelo!
Por cierto, ¿organizarás en un futuro no muy lejano algun curso de fotografía creativa?, podría decirle a Katrina que desde su página web te enlace. ¿Qué te parece?

Un besito!
Tana

14 05 2010
Irina

Pues curiosamente este texto en concreto lo escribí como si fuera una película. Tal vez no tiene forma de un guión pero se trataba de plasmar imágenes en palabras;-) Gracias por el enlace!
Seguramente alguna repercusión tendrá vuestros esfuerzos tanto en este proyecto del audiolibro como en cualquier otro. Desde luego podéis contar mi asistencia en la tertulia, igual como si necesitáis cualquier ayuda. Espero vuestras noticias. Ya sé que aún me queda pendiente sumergirme algún día en la experiencia de COACH ACTING🙂
Los cursos empezarán a partir de octubre, de fotografía creativa y de creatividad en todas sus formas;-) Os mantendré informada!
Seguimos en contacto! un beso Irina

24 04 2013
Noele

Hi! I know this is somewhat off topic but I was wondering which
blog platform are you using for this website? I’m getting fed up of WordPress because I’ve had issues
with hackers and I’m looking at options for another platform. I would be fantastic if you could point me in the direction of a good platform.

24 04 2013
Irina

Hi Noele,
this is funny but I am using exactly wordpress (you can actually see it in the domain name) and I am quite happy with it:-)

29 08 2014
Ejemplos de adverbios

Have good content on the blog, I congratulate you. I will keep coming occasionally to view updates, since I see that the post is old. kisses

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s




%d bloggers like this: